1. La Razón

"Lo que existe de hecho es justificado, el conocimiento se limita a su repetición, el pensamiento se reduce a mera tautología" Dialéctica de la Ilustración, Horkheimer y Adorno

 

En el artículo "Reconstruir una realidad" proponía que la conciencia usada de un modo específico es lo que puede llamarse razón. Puesto que el uso de la razón es con las palabras, y estas designan objetos y conceptos, la claridad de designar es crucial para la razón.  De nada sirve que diga que "en Grecia hay ogros", si ogros no designa nada claro. Puedo referirme a una persona de mal carácter, que es el uso que le da hoy, en cuyo caso la frase puede ser verdad, ya que habría que verificar si en Grecia existen personas con mal carácter; pero también designa a seres de la mitología griega que nunca se han visto, y de las cuales es oscuro hablar, y que por lo tanto puede tomarse como falsa, aunque pendiente de revisión ya que nada no puede decir que alguna vez no aparezcan. Como se puede ver en los dos casos, de nada sirve decir una frase inteligible o bien construida, si las premisas -las palabras o conceptos- no pueden ser verificados. Pero esto ya se ha dicho una y otra vez en la filosofía, Kant diferenciaba la razón pura de la razón práctica. La primera era la estructura o forma que tiene todo silogismo o proposición lógica, y la segunda era aquella a la que se refería, y dentro de lo social, como la que se adaptaba a un lenguaje normalizado, pactado en la sociedad. Por si esto ya de por sí no fuera claro a principios del siglo XX, y con el nacimiento de la filosofía analítica, Wittgenstein aguo el optimismo de sus iniciadores -Frege, Russell- en su "Tractatus" diciendo lo mismo que Kant, pero dentro de su propio lenguaje escueto y críptico: "de alguna manera, todo el sentido del libro podría condensarse en lo siguiente: lo que en cualquier caso puede decirse, puede decirse claramente; y de lo que no se puede hablar, hay que callar la boca." Por si no fuera bastante más tarde vino el deconstructivismo para trata de machacar la cuestión, y aun así el tema aún sigue sin decidirse.

Para los deconstructivistas, y a la frase usaba más arriba "en Grecia hay ogros", solo les llevaría a preguntar sin fin: ¿qué es Grecia?, una nación; ¿qué es nación?, el conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común; ¿qué es persona, conjunto, idioma y tradición...? Y lo mismo para la palabra ogro. Para que una frase sea completamente racional para dos interlocutores, estos han de conocer el límite - todas las posibilidades, hasta la infinitud- semiótico de cada una de la palabras o conceptos, y estar de acuerdo en todas ellas. A cada nuevo interlocutor la dificultad de decir una frase de coherencia total para todos ellos crece de forma exponencial. Pero ¿entonces no se puede hablar? Se pueden tener opiniones, pero no hablar de la verdad. Pero la ciencia ¿no tiene acaso verdades? La ciencia tiene verdades en tanto que no exista un nuevo descubrimiento que desdiga lo dicho. Se basa en el principio de verificalidad que queda explicado, de forma somera, en la  frase anterior.

Y siguiendo el desarrollo de este discurso: ¿qué era la razón pura en Kant? Y aquí topamos con cuestiones que hay que clarificar. Se ha dicho que las verdades analíticas -razón pura, o la razón es su forma- son tautológicas; en tanto que la sintéticas -las que dependen de la experiencia sobre el mundo- entran dentro de la verdades no verificables de las que estamos hablando. Por otro lado Kant diferenciaba entre el conocimientoa priori -el que no dependen del mundo y se postula por sí mismos: necesario- y el conocimiento a posteriori -al que le hace falta el conocimiento del mundo: contingente-, pero para liar más las cosas nos dice que son posible los enunciados sintéticos a priori, o sea aquellos que aun dependiendo de la realidad del mundo se saben válidos de forma concluyente al ser necesarios y a priori. Pienso que el error de la filosofía es argumentar fuera de la ciencia. Todo lo dicho por Kant tiene que verificarse en la ciencia. Y es ahí donde los nuevos conocimientos sobre el cerebro o de las ciencias sociales pueden tratar de rellenar ese  vacío.

Tomemos el concepto "belleza". Un canon de belleza para ser válido debería ser analítico y a priori. Pero, por el contrario, la gente dirá que para "gustos están hechos los colores" Por un lado nos encontramos que si creemos en un canon de belleza postulamos su vigencia -necesidad, solidez, realidad-; y por otro lado el sentido común parece que nos habla de contingencia: de carencia de canon. Pero por experimentos realizados por la psicología social, se  ha comprobado que los niños de pocos meses tienden a preferir las caras agraciadas con respecto a las que no lo son. Sí hay un patrón de belleza innato, que por lo tanto se puede llamar canon de belleza. Y he aquí la cuestión: lo que Kant llamaba juicio analítico a priori, es lo que pudiéramos llamar formalización cerebral genética o patrón genético.  Este -el canon de belleza- ya conlleva muchas dificultades para tratarlos, por lo que recurriré a algún otro ejemplo más sencillo, para empezar. Uno de estos son de ese tipo de enunciado que suelen enfadar a la gente por su aparente estulticia de ser enunciados. Si P entonces no no-P. O sea que si un color es blanco no es no-blanco, o para que resulte más fácil: no es negro. Este es el tipo de proposición que resulta tautológica: sobra argumentarla y tratarla. Pero al igual que este patrón mental existen otros parecidos: la adicción de objetos va hacer que la cantidad total aumente: más es más, etc.

Vemos que se nos ha colado un error. ¿Por qué los enunciados tautológicos son aceptados por todas las personas, mientras en canon de belleza que parece seguir el mismo patrón causal, no es aceptado por todos?, ¿se equivoca la gente en su apreciación del concepto del canon de belleza?, ¿o es que las vivencias sociales "pervierten" el patrón de belleza innato? Pero creo que la respuesta es bastante sencilla. Las tautologías -o verdades analíticas a priori-, a nivel formal, se siguen en toda realidad, forman parte de la estructura del mundo. Mientras que el canon de belleza ya conlleva un lastre específico para cada una de las especies de animales. Una mona es mona para un mono, y menos para un hombre; mientras que un hombre, podemos creer, lo es menos para una mona. Eso me lleva a postular que la verdad es la estructuración del universo y de los átomos, mientras que las verdades relativas son aquellas que ha formalizado la vida y cada una de las apuestas evolutivas de cada una de las especies, es una verdad, y tamaño, entre dos verdades -y dos tamaños- la del universo y el mundo molecular. Como la vida se ha creado a partir de los componentes del universo y sus átomos, las reglas implícitas dentro del universo están dentro y dan forma a la vida, y a cada forma de vida. Pero la "expresión" de cada una de las vidas tan solo es una parcialidad del todo y por lo tanto sus verdades son contingentes y a posteriori.

Para Kant las Matemáticas son un tipo de juicio sintético a priori. Bajo la conceptualización que estoy usando: aunque es un lenguaje -las matemáticas- que ha venido dado por los conocimientos y la cultura humana, coincide con descubrir el lenguaje del universo. De ahí que siempre hayan sido tan tentadores y mágicos los números, y se haya dicho que es el "lenguaje del universo", etc. Por lo tanto la estructura de las matemáticas, es la estructura de lo que pudiéramos llamar razón pura. La forma en la que damos por lógica una frase aunque sus enunciados sean falsos. Este tipo de formalización estructural el cerebro es común a todos los seres humanos -y la estupidez no ha de referirse a que su patrón cerebral no contenga dicho tipo de estructura: es más bien que el yo va en contra de dicha estructura-; pero al igual que esta estructura es válida -y necesaria- para el ser humano, lo es para otras formas de vida. Pero con este enunciado ya he adelantado demasiado las cosas, vayamos más despacio.

Veamos un caso en la naturaleza: la mariposa tropical Morfo es de un azul eléctrico brillante e intenso -para llamar la atención de las hembras- y sin embargo sus alas no tiene este color: carecen de pigmento. El color viene dado por la microarquitectura de cada una de las escamas de sus alas, donde las capas de cutículas de las que están hechas tienen una distancia igual a la longitud de onda de azul brillante. Con esta propiedad solo reflejan este color, "la colocación precisa de las capas implica que las ondas sucesivas interfieren entre sí, lo que refuerza e intensifica la coloración, (…) la luz no queda atrapada, se refleja toda: lo que aumenta la brillantez del color"[1] El hombre no ha descubierto exactamente la naturaleza de la luz hasta el siglo IXX, y sin embargo dicha mariposa, es su construcción y estructura, ya llevaba implícito dicho conocimiento. Una estructura lógica cerebral tiene este mismo patrón: sigue algo implícito en la propia naturaleza; pero en el caso del patrón cerebral, y con respecto a la mariposa, este patrón es tan solo es una "forma" que hay que rellenarla de datos para que cobre algún sentido y esto se cumple a la perfección en las matemáticas cuando adiciona por ejemplo 2+2=4 que tan solo sigue un patrón cerebral coincidente con lo natural que dice que "la adicción de objetos va hacer que la cantidad total aumente, o sea que más es más".

El error básico del ser humano, a nivel de calle y a través de sus ideologías,  es pensar que porque este construido con ciertos patrones estructurales lógicos estos pueden ser aplicados a todo. En realidad confunde la estructuración de la realidad a partir de sus finalidades o funcionalidades. La finalidad del color de la mariposa es atraer a la hembra, pero eso no quiere decir que al estructurar las escamas de sus alas y reflejar el azul eléctrico, y con ello descubrir la onda de luz de dicho color haya descubierto que esta onda de luz sea para atraer hembras: solo sirve en su caso y en su especie. La capacidad razonadora del cerebro, a nivel de calle, sirve y es para sobrevivir, no para ser coherente -lógico- con alguna verdad transcendental de todo intelección, acto, acción o sentimiento.

Cuando hemos descubierto la fractalidad de la naturaleza, y hemos descubierto que tras un rostro bello se sigue el número áureo, hemos caído en el mismo error que la mariposa: hemos creído que porque el  rostro bello tenga una estructura matemática y numérica, la belleza tiene un sentido y finalidad que está implícito en la propia naturaleza, pero dar un sentido transfenoménico al concepto “bello”, aunque tentador, solo es un error. Y cuando hemos querido creer que la razón humana puede ser positivada, porque su estructura lo es, hemos caído en el mismo tipo de error.

La diferencia entre el saber popular y sus ideologías, y la ciencia. Es que esta última parte de saber el principio que aquí se ha mostrado, y por lo tanto ha "desterrado" el concepto verdad por el de descubrimiento -quitar o descorrer el velo-. En este sentido cada ciencia tan solo habla un lenguaje propio de su dominio, el cual es altamente tecnificado y estructurado, para el propósito que se ha creado. En cierta forma es como trabajar en una "capa de verdad" donde excluye en gran medida los conocimientos que se hagan en las otras capas. En este sentido se puede decir que la verdad, de tener algún sentido, son capas de abstracción de la realidad. Existe por un lado el comportamiento de la luz que es estudiado por distintas ciencias. Y existe por otro lado las ciencias de la vida en muchos y variados campos. Y entre ellos el de los comportamientos de copulación entre mariposas. Que algún grupo de científicos haya unido estos dos conocimientos para explicar o descubrir la esencia del color de la mariposa Morfo para la copulación solo es una forma de hacer ciencia: unir varias capas de abstracción. Esta estructura de las distintas capas de abstracción uniéndose no existen en el cerebro como  estructura genética o como juicio analítico a priori, si no que tan solo es una faceta de la forma de expresarse de la ciencia.

Por contra el saber popular y las ideologías, fundamenta la realidad de forma transfenoménica, en postulados como el "creacionista" el cual dice que dada la complejidad de la estructura del ojo tiene que haber un arquitecto para dicha estructura, y por lo tanto la evolución no tiene sentido, y por lo tanto Dios. En otra esfera de cosas la sociedad creó el concepto amor -para explicar el apareamiento humano en una sociedad cada vez más compleja- y guía las vidas de las personas bajo este concepto transfenoménico, y los pasos de la vida de la mayoría de los hombres casi siempre es bajo la creencia que  tal cosa existe. O crea el concepto de yo y busca el ser transfenoménico  en todo acto, emoción y acción del hombre.

Por el contrario lo que la ciencia ha descubierto del yo o del amor, son conceptos muy variados que yo he tratada de mostrar en todo este escrito. ¿Qué se puede tratar de sacer conclusiones a partir de las distintas capas de abstracción? Esto es lo que he tratado de hacer. Pero no son verdades. Tan solo son revisiones de conceptos viejos a partir de los últimos descubrimientos y como aún queda mucho por descubrir: todo puede volver a reformularse. Esa es la esencia de la ciencia.



[1] Fuente de la información y la frase del documental: "Tecnología cien por cien natural - El mundo material" Este mismo efecto es el que se da en la pompas de jabón, cuando muestran iridiscencias de colores, o también en los charcos con grasa.